Header Ads

ad

Perú. Recital Darío Nuestro en la FIL Lima 2017


El viernes 4 de agosto en el auditorio Blanca Varela de la Feria Internacional del Libro de Lima (FIL 2017), la Embajada de Nicaragua en el Perú presentó Darío Nuestro, recital que recoge los poemas de Rubén Darío musicalizados en ritmos peruanos por Juan Luis Dammert, al compás de marineras, huaynos, landós, toriles y lamentos negros. 


Mariátegui
08/08/17

Lima.- Las voces de Rosita Guzmán, Sylvia Falcón, Magali Luque, Luz Maria Carriquiry, Piero Bustos, Marcela Pérez Silva y el propio Juan Luis Dammert, con el acompañamiento musical de los maestros Kike Espinoza, Rolando Carrasco, Juan Alberto Cordova y Hugo Bravo, evocaron los versos del Príncipe de las Letras en el sesquicentenario de su nacimiento.

La embajadora Marcela Pérez Silva, dio las palabras de bienvenida y recordó que en 2007, cuando el comandante Tomás Borge asumió el cargo de embajador, la Embajada de Nicaragua fue invitada por la Feria del libro a presentar VIVA SANDINO! 


"Diez años después, al celebrarse el sesquicentenario del natalicio del poeta Rubén Darío (1867 – 1916), el Gobierno sandinista de Nicaragua, a través de su embajada en el Perú, se honra en presentar DARÍO NUESTRO espectáculo musical que recoge el esfuerzo de destacados artistas y creadores peruanos que, generosamente, han colaborado en el homenaje a nuestro Poeta Mayor" -dijo la diplomática, quien evocó la influencia dariana en las letras del Perú. 

Estas fueron sus palabras:

"Fueron muchos los lazos que unieron a Rubén Darío con el Perú. Tenía el aspirante a bardo diecisiete años, cuando consiguió su primer trabajo en la Biblioteca de Nicaragua. Por aquel tiempo, don Ricardo Palma (1833-1919) —a quien apodaron el bibliotecario mendigo— había solicitado la ayuda de los países hermanos para reconstruir la Biblioteca Nacional del Perú, que había sido saqueada durante la Guerra del Pacífico. Darío fue comisionado en Managua para tal fin y de entonces datan sus primeras comunicaciones con el ilustre literato a quien él llamaría: “el primer limeño de Lima ”, y de quien se declara ferviente admirador. 

A los veintitrés años, el flamante autor de "Azul…" aprovecha que su barco hace escala en el Callao, para llegar a Lima y estrechar la mano de Ricardo Palma. Trás los espejuelos con cadenita y los canosos bigotes retorcidos, Palma lo recibe con una sonrisa amable, y equivocando su nombre le dice: 


— “¡Oh, mi señor don Darío Rubén!...”

Dos años después, Darío evocará aquel simpático recuerdo en una crónica de su visita a la “ciudad de los virreyes”, en la que describirá su falta de lluvia, su cielo azul y radiante (!) y los portales, bajo los que pasan presurosas "las limeñas de ceñidas cinturas y cabezas cubiertas…"

El padre del Modernismo y su amigo limeño volverán a encontrarse en Madrid, dos años después, durante las celebraciones del IV Centenario del Descubrimiento de América. Don Ricardo le comentará por carta a su esposa Cristina: "De los delegados americanos, con el que vivo más estrechamente ligado es con Rubén Darío. Nos vemos diariamente. Él me busca o yo lo busco."

Por esos días tendrá Rubén ocasión de conocer a Angélica Palma (1878-1935), la hija del escritor, que a la sazón estaba por cumplir quince años y empezaba a brillar en las tertulias literarias a las que asistía acompañada de su padre. Era costumbre en esa época que las muchachas coleccionaran autógrafos, dibujos y piropos literarios. 

En el álbum de Angélica, Darío le dedica a la joven limeña un poema que Ricardo Villanueva ha musicalizado en ritmo de un huayno y que esta noche interpretará para nosotros Sylvia Falcón.

Innegable fue la influencia magnífica que nuestro liróforo ejerció sobre la producción literaria de los peruanos de su tiempo y sobre quienes los sucedieron en la creación poética (de Chocano a Chirinos, pasando por Vallejo, Martín Adán o el mismo Vargas Llosa). Igual suerte tuvo entre los letristas y compositores de lo que con el tiempo se llamaría la "canción criolla". Las composiciones de la Guardia Vieja y las posteriores, de Felipe Pinglo, delatan tal influencia .


En homenaje a estos precursores, la Embajada de Nicaragua encabezó un esfuerzo colectivo que nos empeñó durante tres años. Gracias a la solidaridad de los artistas que cantarán esta noche se grabó DARÍO NUESTRO, producción discográfica que incluye once poemas del capitán del modernismo literario, musicalizados por Juan Luis Dammert al compás de marineras, huaynos, landós, tonderos, toriles y lamentos negros, e interpretados por un nutrido grupo de artistas representantes de los más variados estilos musicales: del rock a la lírica, de la nueva canción a la música criolla. Las voces de Rosita Guzmán, Magali Luque, Luz María Carriquiry y Piero Bustos, con el acompañamiento musical de los maestros Kike Espinoza, Rolando Carrasco, Juan Alberto Córdova y Hugo Bravo nos harán conocer, en breve, esta joyita musical.

Auspiciada por la Presidencia de la República de Nicaragua se realizó, en agosto de 2016, la gira nicaragüense de RUBÉN DARÍO EN RITMOS PERUANOS, con presentaciones en el Teatro Municipal de Matagalpa, la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, en León, y el Teatro Nacional Rubén Darío. Destacados músicos de Nicaragua, se unieron a los talentosos visitantes en el homenaje al más universal de los nicaragüenses, que resultó así un abrazo musical entre pueblos hermanos de la Patria Grande.

Todo listo, pues, para la presentación esta noche del concierto DARÍO NUESTRO en el horario estelar de la Feria Internacional del Libro. Once artistas en escena, once poemas de nuestro Rubén musicalizados en todos los ritmos imaginables del Perú.

Un siglo después de la visita del Príncipe de las letras a su amigo Ricardo Palma, "don Darío Rubén" regresa a Lima...

¡Démosle la bienvenida!"

No hay comentarios.